El lago Ness sí tuvo un monstruo

por | octubre 10, 2016

Es uno de los grandes mitos, un hecho que ha llenado portadas, que ha alimentado las leyendas populares, fuente inagotable de atracción turística, que ha servido de inspiración literaria y ha protagonizado películas: el monstruo del lago Ness. Y sí, parece que efectivamente en este lago habitó un monstruo, y hablamos en pasado porque semejante animal vivió en este lugar en el periodo jurásico.

No es un descubrimiento reciente, pero ha permanecido oculto durante casi 50 años. Los restos fósiles del esqueleto de un enorme dinosaurio aparecieron en 1966 en la isla de Skye, sin embargo, los científicos no lo han presentado hasta ahora.

¿Cómo era este animal? Se trata de un dinosaurio de una especie denominada Ichthyosaurus. Un imponente reptil prehistórico que medía cuatro metros, tenía una enorme barriga y una cabeza en forma de pico. Con centenares de dientes, debió ser un magnífico depredador. Eran los verdaderos reyes de las aguas.

En otras palabras: nada que ver con el monstruo casi “bondadoso” al que nos han acostumbrado las leyendas de Nessie. Ni en su fisonomía ni en sus medidas ni en su comportamiento coincide el verdadero monstruo con el de fantasía.

Este animal vivió en la isla escocesa hace nada menos que 170 millones de años y lo más interesante es que su esqueleto prácticamente está completo, algo que muy pocas veces ocurre. Sin embargo, este estaba aprisionado en roca y no ha sido hasta hace poco cuando los científicos han contado con el conocimiento y la tecnología capaces de liberarlo de ella.

Ahora los científicos y paleontólogos de la Universidad de Edimburgo podrán analizar al detalle el esqueleto de este fascinante reptil. Análisis que permitirían conocer mejor cómo evolucionaron los ictiosaurios en la era jurásica. El resto de los mortales tendrá, por su parte, que acostumbrarse a la nueva imagen del monstruo de lago Ness, aunque la leyenda, seguramente, no desaparezca.