Las Bacterias, una de las responsables de la vida en la Tierra

por | septiembre 14, 2018

Empezamos por deciros que la vida en el planeta es muy, pero muy antigua. Si nos guiamos por la información que nos proporcionan los antiquísimos fósiles, podréis deducir que la vida como la conocemos, es decir, a nivel celular, empezó a ver su amanecer hace aproximadamente 3.700 millones de años. Los investigadores han logrado demostrar que las primeras formas de vida de la Tierra eran células eucariotas, es decir, organismos conformados por una sola célula.

Tratar el tema del origen de la vida en nuestro planeta siempre va a estar ligado a la controversia, puesto que, a pesar de que tenemos datos e hipótesis, siempre van a ser insuficientes, y con los adelantos tecnológicos, se sabe más y más acerca de este asunto, pero debéis saber que a su vez surgen otras explicaciones e hipótesis. Cuando se hace referencia a “evolución de organismos” siempre debemos saber que es el paso hacia adelante que dan los elementos simples para convertirse en elementos más complejos, para poder adaptarse de mejor manera en un entorno que podría resultar hostil.

En un principio, hacían falta organismos portadores de energía química

En el planeta existían en abundancia elementos simples como el agua (H2O), el dióxido de carbono (CO2) y por supuesto, la radiación solar, que a su vez se convierte en energía. Estos tres componentes son vitales para el surgimiento y mantenimiento de casi todas las formas de vida en el planeta, pero su concentración no implica que la vida salga así nada más, por arte de magia, hacía falta algo más. El planeta necesitaba de formas de vida que almacenaran estos elementos y esta energía para luego enlazarla químicamente.

Tiempo después (hace millones de años, cabe destacar), estas células primigenias, las unicelulares fueron aprovechando la energía solar para sintetizar sus compuestos en formas más simples de moléculas. Este aprovechamiento de la energía del sol es a lo que más tarde le llamaríamos como fotosíntesis, después de perfeccionar esta habilidad, surgieron organismos un poco más compuestos.

Aparición de los primeros elementos conformados por muchas células (pluricelulares)

Podría decirse que la aparición de los organismos pluricelulares en la Tierra primitiva es casi un misterio. Los estudios en fósiles sugieren que los organismos provistos de una sola célula aparecieron hace poco más de 1500 millones de años y a su vez, sus parientes pluricelulares han aparecido en el planeta hace 500 millones de años. Todos estos indicios han sido vistos en fósiles de rocas.

Como podríais esperar, los primitivos animales que poblaron la Tierra en esa remota época no estaban provistos de estructuras óseas ni de otras partes que fuesen perdurables en formas de fósiles, por otra parte, está más que demostrado que los primeros elementos provistos de múltiples células provienen del mar y evolucionaron desde allí.

Ventajas de estos tipos de células

El Precámbrico, la primera era que vivió el planeta Tierra, los primeros organismos de una sola célula desarrollaron estructuras llamadas cloroplastos, de los cuales emergieron las primeras plantas de múltiples células, (cabe destacar que los cloroplastos son los responsables de hacer la fotosíntesis). La vida multicelular había permitido una ventaja, la cual hacía que, con el desarrollo y evolución de grandes plantas, estas no podrían haber sido depredadas por organismos unicelulares.

Como segunda ventaja, podréis tener que el éxito evolutivo de las plantas se consiguió gracias a la versatilidad de las mismas, es decir, debido a que estas primitivas plantas se encontraban en el mar, podrían adherirse a las rocas y a la arena de las orillas, por lo que las algas actuales son descendientes directas de estas plantas primitivas.

Fósiles y geología

En este planeta, no solo la mega fauna que existió dejaron vestigios en fósiles, algunos elementos más antiguos, como las bacterias también dejaron su rastro a lo largo de su existencia y han llegado hasta nuestros días, por si no lo sabías, estos microorganismos han sido responsables de grandes cambios medioambientales. Estas bacterias se encuentran en fósiles adheridos a las rocas que datan de 3700 millones de años aproximadamente, cabe destacar que son los fósiles en los cuales se han hallado formas de vida más antiguos de los que se conocen hasta la fecha.

Gracias a la información que proporcionan estos fósiles, podremos deciros que las bacterias de unicelulares han sido las primeras formas de vida halladas en el planeta. En donde no hubo más formas de vida alterna. Geológicamente hablando, el tiempo en el que existieron estas antiguas bacterias ha sido trascendental, puesto que produjeron muchos cambios en la evolución y en los procesos geológicos terrestres, puesto que algunas baterías aglomeradas en ciertos espacios dispersos en la Tierra, liberaban oxígeno desde el fondo del mar, por lo que dieron el impulso necesario para que las primeras formas de vida del planeta emergieran, se desarrollaran y evolucionaran.

Bacterias fotosintéticas, el comienzo de la vida

Se sabe que en efecto, estas bacterias que liberaban oxígeno a partir de la sintetización de compuestos gracias a la luz solar (fotosíntesis) fueron las responsables de hacer el ambiente propicio para la explosión de múltiples formas de vida a escala planetaria, sabemos esto ya que, aunque pueda parecer un poco desubicado, hay fósiles muy recientes de aglomeraciones de bacterias fotosintéticas que son muy similares a sus ancestros primitivos. Y sí, todavía existen formas de vida unicelulares. Estos datos son los únicos de los que disponemos para aseverar que muchas formas de vida antiguas nacieron a partir de bacterias que hacían la fotosíntesis.

Pero el origen de la vida, tanto unicelular como los millones de formas de vida que surgieron después, están envueltas en un halo de misterio, por lo que la evidencia de tales argumentos siempre estarán expuestas a cambios y al surgimiento de nuevas hipótesis, por lo tanto, los registros fósiles son los que han escrito la historia del surgimiento y evolución de la vida en el planeta Tierra.